lunes, 18 de mayo de 2015

Prerrogativas de Alfa Capitulo 12



Saeng se despertó con el timbre de la puerta. Frunció el ceño, trató de ordenar sus pensamientos. Volviendo su cabeza, miró el reloj. Las ocho de la mañana. ¿Quién demonios? La puerta del dormitorio se abrió lentamente y vio a Hyo de pie vacilante en la puerta.

Sentándose lentamente, ocultando su mueca de dolor en sus doloridas costillas y culo, sonrió. —Hey, Hyo. ¿Cómo estás, querida? ¿Tuviste un buen paseo anoche?

Animada, saltó hacia la cama. Antes de que pudiera abalanzarse, dio unas palmaditas en el lado de la cama y se echó a reír. —Sube aquí, pero ten cuidado. Mis costillas todavía duelen un poco.


—Gracias por invitarme, Saeng—murmuró.

—Por supuesto, Hyo—dijo Saeng —. Disfruté tenerte aquí. —El timbre volvió a sonar y Saeng se quejó—. Supongo que será mejor atender eso, ¿eh?

—Es mi papá —susurró Hyo.

Oyó el miedo en su voz fuerte y clara. —Siento que tengas que irte, cariño. Pero estarás de vuelta aquí para correr en la luna llena dentro de una semana, ¿verdad? —Él nunca había estado, pero Jun y Min le habían dicho que la manada entera se reunía en la casa de Hyun cada luna llena para correr y actuar juntos. Habían dicho que era bastante festivo. Ahora que parecía estar saliendo con Hyun, Saeng se preguntó si sería invitado.

—Papá nunca me dejó venir antes —admitió, deslizándose fuera de la cama cuando sonó el timbre otra vez.

Envolviendo la manta alrededor de él, Saeng salió de la cama y buscó sus pantalones vaqueros. Sólo porque los shifters no se preocupaban por la desnudez no quería decir que comenzara a mostrarse a todas las personas, especialmente a los niños. Desde el rabillo del ojo, vio a Hyo volver la espalda, obviamente, recogiendo su malestar. Sonrió. —Bueno, ahora que puedes cambiar — dijo, poniéndose los pantalones vaqueros— estoy seguro de que Hyun se asegurará de hacer saber a tu padre que te
traiga.

—¿Puede hacer eso?

Su corazón casi se rompió en la esperanza que oyó en la voz de Hyo. Después de tirar de una camisa, llegó a ella y le dio un abrazo. —Por supuesto, cariño.

—Felicidades.

La palabra susurrada le había retirado de ella. Forzó una sonrisa confusa. —¿Por qué?

Hyo le devolvió la sonrisa. —Por acoplarte con Hyun.

Su rostro quemaba. ¿Sabía que habían follado? ¿La habían despertado la noche anterior? Entonces cayó en la cuenta. Maldito olfato shifter. Ella probablemente aún podría oler el aroma de Hyun sobre él. —Uh... gracias — murmuró—. ¿Dónde está Hyun, de todos modos? — preguntó, dirigiéndose lentamente hacia la puerta.

—Dejó una nota en la nevera diciendo que estaba preparando el desayuno.

—Oh. Eso está muy bien por su parte. —Se detuvo en la puerta y frunció el ceño—. ¿Se esperaba a tu padre?

Hyo se encogió de hombros.

Suprimiendo un gemido, Saeng abrió la puerta.—Ya era hora —Sungmin se quejó, mirando a Saeng—. Trae tu bolsa, Hyo.

Mientras Hyo se apresuraba a obedecer, Saeng invitó al beligerante hombre a entrar. —¿Puedo ofrecerte un poco de café?

Al pasar, Sungmin le agarró del brazo y le acercó. —¿Qué carajo? —Saeng espetó, tratando de soltarse.

—¡Diablos, no! ¡No es cierto!

Saeng le fulminó con la mirada. —¿Cuál es tu problema, diablos? ¡Vamos!

—¿Qué le hiciste prometer, pequeña mierda? ¿Eres tan bueno chupando la polla?

La comprensión tuvo a sus ojos muy abiertos antes de que gruñera. —Mi relación con Hyun no es de tu interés.

—El desprecio del hombre escalofrió a Saeng hasta los huesos.

—Ahí es donde te equivocas, pequeño humano. Todo sobre el Alfa es asunto de la manada. Hay lobos en la manada que no aceptarían tu acoplamiento con Hyun. —El hombre se acercó, inclinándose sobre él, a centímetros de la nariz de Saeng—. Estoy deseando que la mierda golpee el
ventilador, porque Hyun estará acabado.

Los ojos de Saeng se entrecerraron mientras miraba al otro hombre. ¿Acoplamiento? ¿Qué diablos quería decir con eso? Un vago recuerdo de Hyun hundiendo sus colmillos en el cuello de Saeng, mientras le jodía, le vino a la mente, y luego las felicitaciones de Hyo. ¡Oh, joder! Le había dicho a
Hyun que le hiciera suyo. Palabras pronunciadas en el calor del momento, y Hyun se lo había tomado
literalmente.

Hyun había hecho a Saeng suyo. ¡Saeng era su compañero! No es de extrañar que el hombre hubiera
pasado los últimos días, cuidando de él. ¡Era deber de Hyun! ¿Cómo podría Saeng haber sido tan estúpido, tan ciego? La ira calentó su sangre, bloqueando su habitual sentido común.

Saeng vio el odio ardiendo en los ojos de Sungmin. Sonriendo lentamente, Saeng se acercó más, con los labios a un pelo de la oreja de Sungmin. —Admítelo, muchachote. Estás celoso. Te gustaría poder meter tu pequeña polla en mi sexy culo apretado —le susurró, arremetiendo contra el solitario hombre.

En retrospectiva, Saeng sabía que probablemente no era la cosa más inteligente que decir. El gran puño contra el lado de la cabeza reforzó ese hecho. Bajó como una tonelada de ladrillos. Su cabeza golpeó contra la mesa junto a la puerta, la agonía explotando detrás de sus ojos. Todavía trató de quitar su lado izquierdo, pero el dolor disparando a través de su muñeca rota le dijo que había fracasado. Su visión se atenuó, y se esforzó por respirar a través del dolor.

Oyó gritar y chillar. Hyo gritó su nombre, pero él no parecía tener boca para responderle. Segundos más tarde, a través de la visión salpicada de estrellas, vio a Hyo, llorando, que era arrastraba desde la casa. Trató de rodar sobre sus rodillas, con la intención de ir tras ellos, pero el golpe en la puerta resonó a través de su ya golpeada cabeza e hizo una mueca. —Joder —se lamentó.

No estaba seguro de cuánto tiempo se quedó allí, pero cuando la puerta se abrió de nuevo, llámalo cobarde, pero Saeng quería ocultase por si acaso era Sungmin volviendo a terminar lo que había comenzado.

—¡Mierda, Saeng ! ¿Qué pasó?

Fuertes brazos rodearon su cintura y le ayudaron a ponerse de pie. Separó los ojos abriéndolos y forzó una sonrisa. —Hey, Minnie. ¿Qué estás haciendo aquí?

—Maldita sea, no me pases esa mierda. ¿Por qué estás tratando de mentirme? Jugamos al póquer juntos, ¿te acuerdas? Ahora, ¿qué coño ha pasado?

Saeng suspiró y se movió al sofá. Un segundo más tarde, Jun apareció con una humeante taza de café. La tomó agradecido, aliviado de ver que su mano no temblaba. —Hyo se quedó la noche con nosotros. Sungmin estaba aquí para recogerla. Comenzó soltando cosas acerca de cómo Hyun follándome separaría a la manada.

Jung Min gruñó bajo en su garganta. —¿Estás diciéndome que después que reconoció que eres pareja de Hyun, todavía te golpeó? —Min negó con la cabeza.

Saeng hizo una mueca. —Quizás le haya dicho algo que lo contrariara. —Luego frunció el ceño—. ¿Tú sabías que yo era compañero de Hyun, también? ¿Por qué diablos no me dijiste nada?

Jung Min negó con la cabeza. —Bueno, él sigue siendo un jodido idiota. Cuando Hyun se entere, lo va a matar.

Su paciencia se quebró. Poniendo bruscamente la taza medio llena de café en el extremo de la mesa, ignorando el lío ya que algo se derramó por los lados, Saeng empujó a sus pies. Haciendo caso omiso de los puntos que todavía nublaban su visión, le gritó: —No doy una mierda de rata por Sungmin. Estoy acoplado a un maldito shifter y nadie se molestó en decírmelo.

Min dio un paso atrás, con los ojos cada vez más amplios.

Jun sacudió la cabeza. —Te lo advertí, Min. Me dijiste que hablarías con Hyun. Hazle saber que guardar secretos no fue acertado. —Cruzó los brazos y levantó una ceja—. Déjame adivinar, ¿nunca encontraste el momento para hacerlo?

Jung Min se encogió. —No, yo sólo no podía encontrar la manera cómo decir a mi Alfa que estaba cometiendo un error.

—¡Bueno, ahora puedes decirle a tu Alfa que me he ido a casa! —gritó Saeng. Muy bien, así que fue agradable ser querido, necesitado incluso, pero eso no le dio todo el motivo para mentir, aunque fuera solo una mentira por omisión. Ignorando el dolor infundido justo por casi todos las partes de su cuerpo de cintura para arriba, Saeng se dirigió al dormitorio, cogió su bolsa y comenzó a tirar la ropa en su interior. Si tenía suerte, podía salir de aquí antes de que Hyun volviera. Necesitaba tiempo y espacio para pensar.

Ignorando las protestas de Min, tiró la bolsa por encima del hombro y salió de la casa. Nunca se había
sentido más agradecido de que Jun y Min hubieran traido su coche del zoológico la noche anterior. Cuando Jung Min le alcanzó, Junu agarró el brazo de su compañero y lo retuvo.

Jun dijo: —Min para. Esto es algo que Hyun necesita arreglar.

Saeng cerró la puerta del coche. ¡Has dado en el jodido clavo!

Se dio cuenta del vehículo desaparecido de Saeng en primer lugar. Hyun frunció el ceño al lugar de
estacionamiento vacío. Entonces vio la camioneta de Min. Bajó de su camioneta, la preocupación acelerando sus pasos. Había corrido a la panadería de Suk, y su ejecutor le había llenado de algunos datos preocupantes en relación con Lee Sungmin  Cuando se había dado cuenta de que había estado desaparecido durante casi una hora, se había apresurado a volver, dispuesto a discutir la información con Saeng.

Caminando en el interior, encontró a Jun de rodillas en el vestíbulo, fregando. Un olor amargo y metálico golpeó su nariz. Sangre. El pánico le hizo agarrar a Jun por los hombros y levantar al ser humano a sus pies. —¿Por qué huele a sangre? ¿Dónde está Saeng? —Por favor, por favor, ¡no dejes que esté en el hospital otra vez!

—La de Saeng, más o menos. No está aquí. —Jun  habló lentamente, como si el veterinario calmara a un animal angustiado.

Apoyó las manos en la parte superior de Hyun y las retiró cuidadosamente de él.

—Hyun, tienes que sentarte para que podamos explicarte.

Sabiendo que no le iba a gustar, Hyun asintió. Se sentía fuera de control. No era un buen sentimiento, y uno como Alfa, con el que no estaba familiarizado. Hyun dejó que Jun le llevara a la sala de estar y se sentó en el sofá. Se pasó la mano por encima de su cabeza y observó a Min y Jun unirse en la mesa de café frente a él.

 Después de entregar a Hyun una taza de café, Min, dijo: —Reclamaste a Saeng la pasada noche.

Hyun sintió el calor de su cara. Realmente no quería hablar sobre su vida y el sexo con Saeng, se limitó a asentir.

Jun intercambió una mirada con Min antes de decir: —Pero no le dijiste lo que significaba.

La vergüenza llenó a Hyun, y negó con la cabeza. — En el calor del momento —susurró— Saeng me pidió que lo hiciera mío. Mi lobo respondió a la solicitud de mi compañero y el instinto se hizo cargo. Planeé explicárselo esta mañana durante el desayuno, pero me retrasé en la panadería. —Hyun buscó los ojos preocupados de Jun antes de ver la mirada comprensiva de Min—. ¿Qué pasó?

Jung Min se aclaró la garganta. —No estamos seguros del todo, pero cuando llegamos aquí, encontramos a Saeng en el suelo. Había sido golpeado en la cabeza y estaba bocabajo cuando se cayó, se golpeó la cabeza sobre la mesa en el vestíbulo. Lo máximo que podía salir de él fue que Lee Sungmin  llegó, recogió a Hyo, e hizo algunos comentarios sarcásticos acerca de ti tomando como compañero a Saeng.

—Saengdijo algo a cambio, y Sungmin lo golpeó — murmuró Jun.

La ira se extendió por Hyun, pero antes de que pudiera saltar del sofá, Jun chasqueó los dedos para
recuperar su atención.

—Estaba mucho más enojado porque nadie le dijera que era tu pareja que el que fuera golpeado.

Tienes que hablar con él. Explicarle por qué no le dijiste nada.

Jun miró de Min, e hizo una mueca al hombre.

—¿Qué? —le preguntó Hyun.

—Ha sido manipulado por los novios en el pasado. — Min suspiró—. Lo siento, Alfa, pero tienes algo de terreno que preparar esta vez.

Hyun se puso de pie antes de que Min se acercara y le agarrara la muñeca.

—Dale una hora o más para calmarse. Déjale que piense las cosas un poco. Es un buen hombre, y entenderá. Sólo sé honesto.

Tragando saliva, asintió. ¡Joder! Quiso gritar, pero en cambio se paseaba. Todo había ido muy bien. Su compañero le había querido, quería ser reclamado. Claro, las palabras fueron dichas en medio de la pasión, pero había estado oliendo la excitación de su compañero durante varios días. Saeng le quería. Y Hyun quería a Saeng. Sí, su pequeño compañero había estado luchando, pero habían hecho grandes progresos ayer.

Tomando una respiración profunda, decidió hacer algo al respecto sobre Hyo en primer lugar. Sacó su teléfono y pulsó un botón.

—Alfa, ¿está todo bien?

Por supuesto que no, no lo estaba, pero los problemas de Hyun con Saeng no eran preocupación de Kyu. Además, Hyun sabía que Kyu sólo preguntaba eso, porque acababan de hablar. —Necesito que vayas a la casa de Lee Sungmin a buscar a Hyo.

—¿Su hija?

Hizo una mueca. —Sí, es correcto. Su hija. No se quedará con él ya más. Tráela aquí.

—¿Tengo que traerle a él también?

—No, no esta vez —decidió Hyun. Si viera al hombre ahora, Hyun sabía que le mataría—. Pero tendrás que verlo. Ahora que se sabe acerca de mi compañero, estoy seguro de que va a crear problemas. —Su timbre sonó—. De hecho, puede que ya esté aquí.

—¿Alfa? ¿Me necesitas ahí?

—No. Min y Jun se encuentran aquí. Coge a Hyo en primer lugar. Será suficientemente pronto para que puedas llegar hasta aquí. —Colgó el teléfono y se dirigió hacia la puerta. Abriéndola de un tirón, su mandíbula cayó. Saeng le dio en la mandíbula con su puño bueno, llevándolo un paso atrás. —Maldito seas, Hyun Joong. ¡Mentiroso saco de mierda! ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? — gritó.

De un vistazo, Hyun captó los ojos enrojecidos, el pelo salvaje, y la ropa arrugada. ¡Joder! Su pequeño hombre le estaba haciendo daño, y todo era su culpa.

Hyun se adelantó y envolvió sus brazos alrededor de Saeng, tirando de él contra su pecho.

Saeng se retorcía y lo insultaba, tratando de escapar. Se aferró a su compañero, tirando de él en la casa y cerró la puerta. Apoyando la espalda contra ella, Hyun apoyó la cabeza contra la puerta, cerró los ojos y esperó, dejando que el propio Saeng gritara. Hyun se merecía cada insulto que Saeng le llamaba.

Finalmente, Saeng se detuvo y se quedó rígido en sus brazos. —Tienes razón, Saengie—Hyun susurró, finalmente, encontrándose con la furiosa mirada de Saeng—. Soy un asno. Estaba tan emocionado de encontrarte, después de casi un siglo de búsqueda, pero temeroso de que te fueras si no dejaba que llegaras a conocerme primero. Te manipulé al igual que otros lo han hecho, pero nunca quise hacerlo. —Hyun cerró los ojos de nuevo, conteniendo la humedad—. Dios, nunca quise. Te quería tanto, desde que te vi en casa de Min, pero nunca he estado en una relación, Saeng. No sé qué hacer. —Sintió su agarre apretado y las lágrimas escaparse mientras compartía sus temores.

Durante unos segundos largos y agonizantes, Saeng se mantuvo quieto y en silencio en sus brazos. —¿Te acuerdas de mí en casa de Min? —susurró.

—¡Oh, Dios sí, cariño! —admitió fácilmente—. Tu aroma me tuvo la polla tan dura que tuve que esperar casi diez minutos antes de ir a hablar con Min y Jun. Te busqué, cuando volví a salir, pero ya te habías ido. — Sabiendo que necesitaba la verdad total, con su compañero ahora, murmuró: —No entendí mi reacción en ese momento, pero cuando te vi en la barbacoa, comprendí por fin. Eres mi compañero predestinado, Saeng. Y cada momento que pasé contigo, me quedé más y más enamorado de ti. Me encanta cómo cuidas a los cachorros. Cómo antepones los demás antes que a ti mismo. Y sobre todo cómo me haces sentir cuando estoy cerca de ti. No puedo pensar en alguien más con quien prefiera pasar el resto de mi vida.

Saeng levantó la mirada del pecho de Hyun y le miró. —¿Tú me amas?

—Con todo lo que soy, Saeng.

Saeng sonrió. —Te quiero, también, Hyun.

La esperanza floreció en su pecho, aliviando la tensión, llenándolo. —¿En serio?

Asintiendo, Saeng se ruborizó. —Es por eso que yo estaba tan enojado y herido. La gente que amas, tiene mayor capacidad para hacerte daño.

—Haré lo posible para que no vuelva a suceder — prometió Hyun, dejando que su sinceridad se mostrara en sus ojos.

Saeng asintió. —Lo sé.Y lo siento. —La sonrisa de su compañero tenía a su corazón alegrándose.



Continuara.......................

1 comentario:

  1. :o q pasara con Hyo??? y x fin aceptara Saeng q es la pareja de Hyun???

    ResponderEliminar