sábado, 2 de abril de 2016

Amando al asistente Sinopsis + Capitulo 1


Sinopsis 

Hyung Jun se sorprende al ser ascendido a asistente de gerente en el café donde sirve mesas. Está incluso más sorprendido de encontrar que su sexy nuevo jefe, Park Jung Min, es gay y está atraído por él. Jung Min nunca ha conocido a nadie como Jun antes, y si lo tiene en su camino antes de que su tiempo en el restaurante se acabe, estará amando al asistente.


Capitulo 1 

Hyung Jun había crecido aburrido con su vida. Aburrido de fingir que tenía un poco de vida emocionante, que simplemente no tenía.

Estando frente a su reflejo en el espejo del reservado de hombres, se ató el delantal rojo que llevaba como parte de su trabajo en el Café Red´s Rita, el tipo de restaurante que sólo abre para el desayuno y el almuerzo. Cada día de trabajo tenía que darse una charla a sí mismo antes de salir del suelo para tomar los pedidos.

Trabajar en el restaurante no había sido del todo malo, por supuesto. Le gustaban la mayoría de los camareros y algunos de los clientes podrían ser muy dulces. Sobre todo los clientes habituales. Pero algo definitivamente se estaba perdiendo de su vida. Bueno, además de un novio estable.

Definitivamente quería uno de esos, también.

Jun no tenía a nadie para culpar por su aparentemente muerte al final de su trabajo, sino a sí mismo.

Él había sido el que renunció a la universidad. Bueno, no del todo. Había tomado algunos cursos escolares de actuación el otoño antes del final. A pesar de los cinco minutos que tuvo estrellas en los ojos, pensando que iba a ser la próxima gran estrella de Hollywood. ¡Un galán! Entonces se despertaba y se daba cuenta de que los hombres más importantes no eran tan afrutados como las fresas.

En cuanto a ir a la universidad para estudiar matemáticas o inglés o Dios no lo quiera negocios y economía, se estremeció, prefería ver pintura seca. Había pensado en ir a la universidad un par de veces o incluso a la escuela de chefs, tal vez. Al final, no había sido capaz de inscribirse.
Suspirando dramáticamente incluso para él, se apartó del espejo y abrió la puerta de la habitación reservada para los hombres.

—Jun, ahí estás —su jefa, Rita, llamó desde el área de la dueña—. Estaba a punto de enviar a Joe en tu búsqueda.

Rita era una mujer ligeramente regordeta de unos sesenta años que había estado tiñéndose el pelo de color rojo cereza brillante casi toda su vida, Jun adivinaba. Mientras que la había conocido, sin duda, y también en imágenes de ella que había visto que se remontaban a décadas. Jun había estado trabajando allí durante algunos años ahora, en parte debido a que las horas eran buenas y sus noches eran libres para ir a bailar o lo que quisiera hacer. No es que ir de clubs le hubiera conseguido el semental de sus sueños. Pero el trabajo era también fácil y cómodo en este punto y según los jefes eran, podría haber tenido un camino mucho peor que con Rita.

—Voy, ya voy.

—La gente en la mesa doce dicen que te conocen —gritó ella detrás de él.

—Genial —murmuró y se detuvo en su primera mesa, número cinco. Un hombre de mediana edad y una mujer sentados de frente en la cabina. El hombre lo miró con hostilidad mal disimulada—. ¿Puedo traerle algo de beber?

—¿Quién diablos es usted? —Preguntó el hombre.

Señaló su etiqueta con su nombre. —Soy Jun, su camarero.

—¿Jun? ¿Eres una mujer?

Jun sonrió pacientemente. —No, señor. ¿Quiere refresco o té helado o algo?

—Lo que me gustaría es hablar con su gerente —dijo el Neanderthal, cruzando los brazos sobre su fornido pecho.

Si la señora no hubiera mirado como si quisiera meterse debajo de la mesa, Jun podría haber empujado los botones del tío y declarado que estaba bien para él ser bi-curioso, pero no quería que la mujer sufriera a causa de su marido o quienquiera que fuera el idiota. Probablemente ella ya lo sabía.

Jun se acercó al área de la dueña y llamó a Rita, que estaba hablando con un cliente por teléfono, sobre el hombro. —El fóbico en la mesa cinco quiere hablar contigo. Sospecho que objeta ser atendido por un hada.

Rita puso los ojos en blanco. —Está bien. Ya voy.

Se alejó, volviendo a las otras mesas asignadas a él.

Después de tomar la orden de un par de chicas mayores de la universidad, se trasladó a una mesa con un par de mujeres y sus hijos pequeños. Jun los reconoció de inmediato como clientes habituales que venían todos los martes por la mañana.

—Buenos días —dijo, sonriendo—. Bueno, casi por la tarde, ¿no es cierto? Pensé que tal vez no ibais a venir hoy.

La mujer más cercana a él, que tenía el niño pequeño, sonrió calurosamente. —Sólo corriendo un poco más tarde de lo habitual, Jun.

—Me alegro de que lo hicieras. —Se agachó al lado de la pequeña chica—. ¿Quieres chocolate con leche?

Ella sacudió sus trenzas.
»¿No? Oh, este es un día de fresa con leche.

Ella sonrió. —Uh-huh.

—Quiero zumo de naranja —anunció el niño.

—Anotado ya. —Jun se puso de pie—. ¿Lo de siempre?

—Sí, por favor, Jun—dijo la otra mujer.

—Vuelvo enseguida.

Jun volvió a la esquina para hacer su camino a la mesa doce.

—¿Estás bromeando? Abuela, ¿qué estás haciendo aquí? —Jun se detuvo delante de la mesa de tres viejas damas. Ancianas, le habían informado que deseaban ser llamadas.

—Hola a ti también, Hyung Jun.

Hizo una mueca ante el temido nombre. Además de su abuela, Elsie, una mujer de unos setenta años que todavía llevaba el pelo gris largo y aproximadamente a la mitad de la espalda, sentadas frente a ella estaban sus dos mejores amigas, Hazel y Carol. También ellas eran mujeres en sus setenta años. Hoy las tres llevaban camisas lavanda a juego de la bolera.

—Hola, Jun—dijo Carol, amablemente hacia él.

—Hola. ¿Qué estás haciendo aquí? —preguntó de nuevo.

—Almorzando, querido, al igual que todos los demás. —Su abuela golpeando el menú—. Tenemos un descuento por ser mayor aquí dice.

Él frunció el ceño. —Nunca has venido a comer aquí antes.

Hazel le dedicó una sonrisa de oreja a oreja. —Hemos decidido probarlo después que terminamos de jugar a los bolos. Se nos ocurrió que nunca habíamos estado en tu restaurante, Jun.

—No es mi restaurante. —Suspiró Jun. Las tres eran notoriamente comedoras quisquillosas y bastante exigentes del personal que servía. Cada tercer domingo del mes iba a almorzar con ellas a un hotel local—. ¿Qué les gustaría tomar?

—Creo que estamos listas para pedir nuestra comida. Hemos esperado mucho tiempo por nuestro camarero. —Ella le dio una sonrisa serena, pero él no se molestó ya en rodar sus ojos. Estaba acostumbrado a su teatralidad. Se amaban el uno al otro como locos, pero a menudo actuaba como si fuera la maldita reina.

—Muy bien. —Él igualó su sonrisa—. ¿Qué puedo hacer por ti?

—Me gustaría el sándwich del club, —Hazel habló en voz alta.

Anotó eso en el bloc de los pedidos que llevaba consigo.

—Pero ¿puedes dejar fuera la mayonesa y sustituir el pavo por pollo? Ah, y no tengo que comer bacon, así que déjalo fuera, también, por favor. —Hazel le entregó la carta.

Cruzó el restaurante y escribió sándwich de pollo. —¿Patatas fritas, fruta, ensalada de patatas, o ensalada de col?

—Hmm. Fruta. No, la ensalada de patatas. —Hazel arrugó la nariz—. ¿Son esas mis únicas opciones?

—Sí, señora.

—Patatas fritas, entonces. Pero ¿puedo tenerlas sin sal?

Él sonrió. —Patatas fritas sin sal. ¿Carol?

—Iba a tomar el pequeño montón de panqueques —dijo Carol en su tipo de voz entrecortada.

—¿Pero?

—Ahora creo que voy a tomar requesón y fruta.

Jun lo escribió.

»Oh, y una taza de té. Muy caliente. No quiero una de esas tibias tazas de agua con una bolsita de té de hierbas en el plato. Quiero té negro fuerte y caliente hirviendo, —dijo Carol.

—¿Querías algo de beber, Hazel? —preguntó.

—Café, con un montón de crema. Las cosas con sabor, por favor.

Por último, Jun miró a su abuela. —¿Sí, abuela?

—Me voy a tomar una hamburguesa con queso —declaró.

Sus dos amigas judías se quedaron sin aliento ya que una se suponía que no debía tomar lácteo con carne. Jun, también, la miraba en estado de shock.

Ella agitó su mano. »Sin el queso.

Jun rodó los ojos. —Eso es una hamburguesa.

—Sí, sí, eso es lo que quiero.

—Jun—una de las camareras, una pelirroja llamada Beth, caminó hacia él—. Rita quiere verte de inmediato.

Frunció el ceño. —Estoy tomando un pedido.

Beth asintió. —Se supone que debo tomar el control de tus mesas. Ella dijo que era importante.

Su abuela hizo un sonido chasqueante. —Jun, ¿te metiste en problemas?

Jun le lanzó una mirada, pero luego le entregó su cuaderno a Beth.

—Muy bien, gracias, Beth.

Ella sonrió. —Por si acaso te interesa, cariño, no creo que estés en problemas.

No estaba seguro de qué pensar con la repentina extraña petición de Rita, pero dado que era su jefa, supuso que tendría que enfrentarla. ¿Tenía algo que ver con el cliente homofóbico de la mesa cinco? Jun no podía pensar en nada que hubiera hecho mal.

Rita no estaba al frente de la registradora o en el puesto de la anfitriona, así que se fue por el pasillo donde se encontraban los baños hasta el final donde una puerta conducía a su oficina. Dio unos golpecitos en la puerta cerrada.

—Adelante

Jun abrió la puerta esperando ver a Rita sentada detrás del escritorio. Y allí estaba. Pero sentado en el borde de su escritorio de metal había un hombre, probablemente de unos treinta años por su aspecto.

Y Jun lo miró. El hombre era precioso. Refinado en una especie de forma y estilo James Bond. Llevaba un traje azul marino inmaculado de diseñador con una camisa blanca de vestir y una fina corbata gris. Tenía el pelo oscuro y corto recortado y tenía ojos oscuros y penetrantes. Parecía estar mirando a Jun con mucho de la misma manera evaluadora que Jun lo miraba fijamente a él.

—Cierra la puerta, Jun—dijo Rita.

Suponía que era su imaginación que su tono sonara particularmente ominoso. Cerró la puerta y tuvo un breve destello de pánico. ¿Era este hombre un policía y estaba aquí para arrestarlo? ¿Había sido llamado por robar en el restaurante o algo por el estilo? Jun no podía pensar en una maldita cosa que hubiera hecho.

—Toma asiento —dijo, indicando una incómoda mirada a la silla frente a su escritorio.

Él asintió e hizo lo que ella dijo. ¿Qué otra opción tenía?

—Lo siento por haberte quitado del turno tan abruptamente, Jun. Estaba esperando a que Min llegara antes de hablar contigo.

Jun miró al hombre que seguía viéndolo cuidadosamente. —¿Min?

Rita ofreció su primera sonrisa, aunque era pequeña. —Sí, Min es mi hijo.

—Park Jung Min. —El hombre empujó su mano en Jun.

Jun se la estrechó. —Uh, hola.

—Y tú eres Jun, abreviatura de…

—Hyung Jun. Sí. Kim Hyung Jun. —Trató de no mostrar su inquietud y confusión, pero Jun no tenía ni idea de lo que estaba haciendo en la oficina de Rita. Tenía una urgencia terrible por moverse nerviosamente. Jun se movió en la silla y apoyó la mano sobre su pierna para que no rebotara.

Rita se aclaró la garganta, llamando su atención. —Jun, básicamente, debido a algunos problemas de salud, voy a tomarme una licencia médica del restaurante para un futuro previsible. Debido a eso, Minva a hacerse cargo de la gestión aquí en el Red´s Rita.

—Oh. —Asintió Jun comprendiendo—. Siento mucho oír eso.

—Por desgracia, también tengo otro negocio que atender —dijo Min—. No puedo dar al restaurante toda mi atención, sin embargo estaré aquí tan a menudo como pueda. Y ahí es donde entras tú.

—¿Yo?

—Nos gustaría que fueras asistente del gerente en el Red Rita´s, Lorrie.





Continuara......................

7 comentarios:

  1. Me gusto la historia (^_^)/
    Ya quiero saber que pasara con esos dos XD

    ResponderEliminar
  2. Vaya sorpresa que se llevó Jun, otra hermosa historia de mi couple favorita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno nunca sabe cuando encontrara al amor de su vida XD
      Espero te guste la historia, capitulo nuevo subido :3

      Eliminar
  3. Me gusta la historia podrías seguir escribiendo mas seguido. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se que me tardo, pero aveces estoy muy ocupada, y perdon por no subir rapido :3 intentare subir mas frecuentemente :3
      Nuevo capitulo ya subido c:

      Eliminar
  4. Nunca me canso de leer fics de esta bella couple.

    ResponderEliminar