domingo, 1 de marzo de 2015

La evolución del amor Capitulo 16


Ellos pasaron casi una hora cortando vegetales para asarlos, y preparando la ensalada, las brochetas y cosas con champiñones.

Eran casi las cinco y Min había justo empezado a asar los filetes cuando el primero de los invitados llego. Jun corrió a la puerta de frente y lo dejo pasar. Min sonrió cuando ellos entraron al patio.
Muy pronto el patio y la terraza estaban llenos de gente, hablando y bebiendo vino o cerveza producida en la micro cervecería local.


Min estaba acomodando los filetes en un platón cuando Hyun Joong llegó. Viendo los ojos de Hyun entre la multitud, Min le saludo haciéndole señas con la mano. Hyun sonrió y correspondió el saludo, entonces atravesó a la concurrencia.

―Hi, Min. ―Mostro una sonrisa de estrella de cine y su castaño cabello se rizaba bajo los hombros. ¿Cómo estas, hombre?

Min se secó las manos. En su delantal de ‘soy Demasiado sexy para mi asado. ―Estoy bien, Hyun. Es genial verte. ―Estrecho la mano de Hyun―. Estoy feliz de que pudieras venir.

―Yo también. ―Hyun reviso a la multitud con su metro noventa y cinco de estatura―. Wow, Jun dijo que serían ‘solo unos cuantos amigos’. ¿Ustedes chicos son amigos de toda la ciudad o qué?

Min se rio. ―Bueno, considerando que Jun hace al menos tres nuevos amigos cada vez que sale de casa, diría que probablemente llego a ese punto.

―Oye, ¡Minie!

Min y Hyun se giraron hacia la voz de Jun. Estaba en el interior gritando desde la ventana de la cocina.

― ¿Qué? ―Min le grito.

―Pongo algo de música, ¿huh?

―Eso sería agradable.

Jun sonrió. ―Enseguida. ―Desapareció de la ventana.

Hyun se rio. ― ¿Dejas que el escoja la música para la cena?

―Me gusta vivir al borde del peligro. ¿Puedes tomar esos vegetales por mí, por favor? ―Min llevo el platón lleno de filetes a la mesa del bufet. Hyun lo siguió con una olla llena de vegetales asados.

Min estaba colocando un segundo platón de brochetas de pollo con pimientos y tomate cuando la música exploto a través de las puertas. Hyun se rio y Min rodo los ojos.

―Jun. ―dijo cuándo Jun salió― ¿realmente piensas que ‘Up The Bracket’ es la mejor música para la cena?

Jun lanzo los brazos alrededor del cuello de Min. ― ¿Que ahora no te gusta The Libertines? ―El pasó su pie descalzo por la pantorrilla de Min y le dio una enorme y luminosa sonrisa.

―Ellos me gustan. ―Min acerco a Jun―. De hecho me gusta mucho ese álbum. Solo que me parece un poco…exagerado para la cena.

Jun sacudió la cabeza. ―Relájate bebé. Es solo una comida al aire libre. ―deslizó sus manos a través del cabello de Min y lo beso.

Un beso llevo a otro y entonces a otro. Pronto ellos estaban presionándose juntos, besándose como si no estuvieran rodeados de cincuenta personas viéndolos. Ellos recordaron que el patio estaba lleno cuando se separaron por aire y todo el mundo les dio un espontaneo aplauso. Min saludo con un movimiento de la mano. Jun se paró en la banca e inclino la cabeza.

― ¡Gracias, muchas gracias! ―dijo―. Y ahora que ya tuvieron su entretenimiento antes de la cena, es tiempo de comer. Todo el mundo acérquese.

Jun tomo un plato con papas asadas mientras que Min sacó las brocheta del horno. El metió el pan caliente en tres grandes canastas y estaba tratando de balancear todas cuando Hyun salió por la puerta de malla.

―Oye ―Hyun dijo―. ¿Necesitas ayuda con eso?

Min sonrió. ―Seguro, seria genial. Gracias, Hyun.

Él le dio una de las canastas a Hyun. Una onda eléctrica recorrió el brazo de Min cuando sus dedos se rosaron. El vio a los profundos ojos café oscuro. Estaban suaves y pesados con el deseo.

―Aun pienso en eso, sabes. ―La voz de Hyun era apenas audible sobre la música y el ruido exterior―. Ese beso, y lo que dijo Jun.

Habían pasado dos meses desde que, Hyun había confesado que estaba encaprichado con Min. Ellos se habían dado un rápido y casto beso que Min no había olvidado. Y Jun no solamente no se había molestado sino que había sugerido un trió. Hyun estaba de acuerdo con eso. La idea causaba un hormigueo en todo el cuerpo de Min, pero aun así no estaba seguro.

―Aun pienso en eso, también ―Min admitió―. Quiero hacerlo, Hyun. Pero solo no sé cómo afectaría mi relación con Jun. Lo amo mucho, no puedo hacer nada que arriesgue eso.

―No lo hará.

Ambos se sobresaltaron al oír la voz de Jun. Min se giró hacia él. La pasión en esos enormes ojos lo sorprendió. Se mordió el labio mientras Jun se acercaba.

―Jun, yo…

Jun puso su mano en la boca de Min. ―Cállate. Esto no va a dañarnos, ¿está bien? Nosotros nos amamos. Estamos en esto de por vida, ambos sabemos eso. Entonces Qué tiene de malo un poco de
diversión, ¿huh? ―Vio a Hyun con un travieso brillo en su mirada―Bésalo por mí.

Min parpadeo. ― ¿Qué?

―Bésalo, estúpido. Quiero verlo. Aquí, dame eso. ―Le quito las canastas de brocheta a Min de las manos y lo empujo con la cadera―. Vamos.

Min no se había sentido tan torpe desde la preparatoria. Vio a Hyun. ―Está bien para ti, ¿Hyun?

Hyun lo vio con ardor en su mirada. ―Sabes que lo está.

Min dudo solo unos segundos antes de retirar el cabello de Hyun de su cara. Hyun suspiro cuando lo tocó. Deslizando una gran mano alrededor de la parte de atrás de la cabeza de Min, Hyun se inclinó y cubrió la boca de Min con la suya.

El toque de los labios de Hyun inicio una onda de calor que fue directo al abdomen de Min. Enterró sus manos en el cabello de Hyun y abrió su boca, dejando que la lengua de Hyun entrara.
Sabiendo que Jun estaba viéndolo lo tenía aún más caliente. Para cuando ellos se separaron, estaba débil y mareado por el deseo.

―Maldición, eso es caliente, ―Jun jadeo. Min lo veía a los ojos. Sus ojos eran oscuros, clara señal de excitación.

― ¿Te gusto eso? ―Min jalo a Jun hacia él, con todo y canastas de pan. Coloco un brazo alrededor de la cintura de Jun y el otro alrededor de la de Hyun
.
―Infiernos, si ―dijo Jun―. Eso fue jodidamente caliente.

―Entonces, ¿nosotros deberíamos…tu sabes? ―Hyun se oía nervioso.

Jun le sonrió. ― ¿Por qué no te quedas cuando todo el mundo se haya ido? ―Se giró hacia Min―. ¿Qué te parece, amor?

Min vio a los ojos a Jun. Parecía completamente seguro. Min tomo una profunda respiración. ―Sí. Me gustaría eso.

―Genial. ―Jun se acercó y beso a Min empujando su lengua―. Mm. Sabes bien. Ahora, vamos, regresemos afuera. Estoy hambriento.

Mientras ellos caminaban por la terraza, Min sintió como si el entraba a otra dimensión. En el aire crepitaba el sexo. Cuando Min se inclinó en la mesa sobre la pila de pimientos asados y tomates para servirse en su plato, Hyun logro agarrar su trasero sin que nadie lo notara. Al menos Jung Min asumió que nadie lo noto. Si lo hubieran hecho, silbidos y risa era lo menos que hubiera esperado.

Jung Min regreso el favor deslizando una mano entre las piernas de Hyun  cuando se sentaron lado a lado.
Jun se acomodó a la derecha de Min, así que Min estaba sentado entre ellos con sus cálidos muslos presionándolo de cada lado. Eso estaba distrayéndolo. Él estaba cerca de comer un pedazo de filete, cuando sintió dos manos una muy grande y otra pequeña, entrelazarse sobre su entrepierna y presionar suavemente.

―Wow, cariño, deberías de tener más cuidado ―dijo Jun―. No tienes que llenar tanto tu boca de una vez. ―Parpadeo inocentemente mientras Min casi se ahoga.

―Jun, ―Min jadeo cuando logro respirar―, eres un pequeño demonio.

―Si, pero soy lindo. ―Jun le hizo un guiño y tomo su botella de cerveza.

Hyun vio a Jun por un minuto. ―No creo que lindo sea lapalabra que venga a la mente cuando alguien te vea llevar esa botella de cerveza profundamente a tu garganta. ―Él sonrió.

Jun retiro la botella de su boca. ―Te gusta eso, eres un pervertido. ―El pasó la lengua por la botella de arriba a abajo, gimiendo igual que una puta de cinco dólares. Min se rio. Para cuando las últimas migajas del pastel de queso se habían terminado, el sol estaba hundiéndose detrás de las montañas, pintando el cielo de rosa y violeta. Min se apoyó contra un gran roble al lado de la cerca y le sonrió a la multitud de gente que seguía a Jun en un salvaje baile alrededor de las antorchas que iluminaban
el patio. La calmante brisa del verano olía como a madreselva y se sentía suave en la piel.

― ¡Min! ―Hyun grito―. ¿Qué haces parado ahí? ¡Ven!

Hyun lo jalo antes de que él pudiera decir una palabra y él paso varios confundidos minutos tratando de controlar su rabiosa erección con el musculoso cuerpo de Hyun presionándose contra el suyo. Jun llego por detrás y le coloco sus brazos alrededor de la cintura y empezó a presionarse.

Min cedió el control y se permitió disfrutar la presión del muslo de Hyun en su entrepierna y del cuerpo de Jun en su espalda.

Una hora después, un tranquilo y sensual humor cubrió la oscuridad del patio. Las parejas se acostaban en la fresca hierba y se besaban, pequeños grupos se sentaron alrededor de las antorchas conversando sobre la vida. Jun había puesto un disco de Rufus Wainwrigh y él y Min bailaban lentamente con 'Peach Trees'.

Jung Min presiono su mejilla en el cabello de Jun y veía a las luciérnagas con los ojos medio cerrados. Suspiro feliz.

―Este es uno de esos momentos, ¿No es así? ―Jun levanto la cabeza del hombro de Min y le sonrió.

― ¿Hm? ―Ellos se besaron largo y lento porque era esa clase de noche.

―Este es uno de esos momentos perfectos. Si el tiempo se detuviera aquí, no me molestaría.

―Me siento de la misma manera. ―Min pasó sus manos por la espalda de Jun una y otra vez, con lánguidas caricias―. Te amo, dulce corazón.

―También te amo, bebé. Bésame de nuevo.

Min lo hizo y ellos se perdieron el uno en el otro con el lento ritmo de la música.

―Aw, eso es tan dulce.

Min giro la cabeza y levanto una ceja hacia Hyun, quien estaba bailando con una esbelta pelirroja. Ella tenía los ojos cerrados y su cabeza presionándose en su pecho. El novio de ella estaba sentado bajo un árbol con otra gente, bebiendo cerveza y hablando en tono bajo.

―Tratas de robarte a Hyori bajo las narices de Jim, ¿verdad? ―Min bromeo.

―Sí. Creo que está funcionando bien.

―Mm. Puede ser ―Hyori murmuro―. Sabes, Jim no sabe bailar. Gracias a Dios por los chicos gay.

―No soy gay ―Hyun protesto―. Soy bi, Me gusta una mujer sexy como tú. Quieres un chico gay. Toma a uno de esos dos.

Hyori abrió uno de esos ojos color chocolate. ― ¿Qué opinas de eso, Min? ¿Quieres tratar de caminar un poco por el lado hetero? ―Ella le sonrió y lamio sus labios sugestivamente.

―Manos fuera, mujer ―Jun advirtió―. Él es mío.

― ¿No quieres compartir conmigo?

―Trae a Jim y tenemos un trato.

― ¡Jun! ―Min se rio.

― ¿Qué? Él es lindo.

―Jun―dijo Hyun―, eres una puta.

―Si, lo deseas. Ahora cállate la boca, estoy tratando de bailar con mi hombre. ―Enterró la cara en el cuello de Min.

Hyun se rio y Hyori se acurruco más cerca de él. Hyun capto la mirada de Min y el calor de la anticipación en su mirada le decía como Min se sentía acerca de lo que iba a suceder.
Ellos sonrieron.



Continuara................

2 comentarios:

  1. Estos niños son tan Hot y más que puestos para el trío Dios creo que eso va a ser monumental con estos tres hombres tan jodidamente sexys y baby.... amo a baby perver

    ResponderEliminar
  2. Vaya..no puedo creer que si lo van a hacer....estos tres se desean como locos...Bueno al menos Min trae loquito a Hyun..si que le tiene ganas...

    ResponderEliminar