domingo, 17 de enero de 2016

El placer de Saeng Capitulo 5


Hyun tuvo que contener el gruñido que se le formaba en su garganta, al ver el placer en la cara del jovencito. Nunca había visto antes a nadie mirar embelesado a unos putos huevos. No eran más que huevos con queso. La polla de Hyun también tomó nota, animándose mientras los músculos de la garganta de Saeng se flexionaban y movían al tragar.

Hyun estaba tragando también. El impulso de follarse al hombrecito hasta la inconciencia estaba haciendo estragos en él.


—Te voy a conseguir un poco de zumo. —Tenía que poner algo de distancia entre ellos. Si no, Saeng podría ver su erección presionando a través de sus pantalones, y creería que tenía que
servir a Hyun, y eso no es lo que quería. Bueno, no es lo que debería querer.

Bien, eso era mentira. Quería tener sexo, pero no quería que Saeng pensara que estaba obligado. Hyun abrió de par en par el cromado frigorífico, y tomó el zumo de naranja, dejando que el aire frío lo refrescara, en un intento por enfriar sus hormonas en ebullición.

Tenía una misión que cumplir y necesitaba estar enfocado. Además, Saeng había sido terriblemente maltratado, y eso era algo de lo que Hyun no se iba a aprovechar, aunque el chico
hiciera palpitar a su polla en sus vaqueros.

Sirvió el zumo y se lo entregó, agarrando el ya vacío plato. Podía ver a Saeng mirando el plato, como si quisiera aferrarse a él un poco más. Hyun no iba a dejar que el pequeño hombre caminara por ahí, con un plato sucio. Marcó el límite en eso.

—Vamos, tengo que ver lo que está pasando. Puedes ir a sentarte en la sala de mañana. —Hyun todavía sacudía la cabeza ante el nombre de la sala. ¿Solamente se les estaba permitido sentarse allí durante la mañana? No tenía ningún sentido para él.

Hyun vio como Saeng se tocaba el brazalete en su muñeca, sus dedos jugaban con el oro como si llevarlo le diera comodidad. Lo archivó para pensar en ello más tarde mientras abría la puerta de la habitación de mañana, vio a Kyuhyun, sentado hablando tranquilamente con Changmin.

Ocultando una sonrisa, le hizo un gesto con la mano al su pequeño protegido. —¿Podéis echarle un ojo a Saeng mientras hablo con Min y Jun?

Changmin miró hacia otro lado, pero el labio de Kyuhyun se arrugó, como si quisiera estrangular a Hyun. ¿Qué le importaba? Siempre que Saeng estuviera a salvo, los dos podían hacer lo que sea que quisieran. Eso sí, no a Saeng.

—Puede sentarse aquí con nosotros —dijo Changmin suavemente.

La cabeza de Saeng se giró bruscamente, con los ojos desorbitados por el miedo. Había un destello de pánico en su rostro mientras torcía sus manos delante. —Pero, Amo, yo- — Desorbitó los ojos aún más mientras sus labios se fruncieron—. Lo siento.

—¿Amo? —Kyuhyun miró boquiabierto Hyun—. ¿Qué demonios has hecho con él?

—¡Nada! —Se defendió éste, luego exhaló lentamente, viendo como Saeng estaba temblando a su lado. Puso un brazo alrededor de los hombros del pequeño hombre, haciendo todo lo posible para consolarlo—. Creo que, mejor lo llevo conmigo.

El joven lo miró aliviado mientras Hyun salía de la habitación, Kyuhyun y Changmin todavía los miraban boquiabiertos.

El hombre lo liberó cuando ya caminaban por el pasillo hacia la sala donde Jun siempre se sentaba, Saeng se mantuvo cerca, detrás de él, con la cabeza baja mientras caminaba.

¿Qué demonios iba a hacer con el hombrecito? Hyun se sentía incómodo entrando en cualquier rol de Amo, pero Saeng parecía estar tan profundamente sumergido en ese estilo de vida, que él temía que nunca conseguiría que cambiara esa forma de pensar.

Entró en la habitación para ver a Jun y a Min hablando, había un mapa trazado sobre la mesa delante de ellos. Cuándo Hyun se detuvo, Saeng lo hizo también, con su cabeza todavía gacha, y sus manos detrás de su espalda. Cada vez era más frustrante.

—Toma asiento —le dijo Hyun, y luego señaló un sofá.

Saeng se escabulló por la habitación, pero en vez de sentarse en el sofá, se sentó en el suelo delante del mismo. Iba a comenzar a corregirlo, pero en cambio, dejó escapar un profundo suspiro. Tenía la sensación de que no importaba lo mucho que le argumentara, no iba a sentarse en el sofá.

Min levantó su cabeza, pero no dijo nada cuando Hyun se acercó a ellos. Hyun estaba contento, porque realmente no tenía ganas de entrar en eso. Ya le empezaba doler la cabeza, por tener que sobrellevar al chico, y sus sumisas formas.

—¿Qué tenemos? —preguntó mientras miraba de nuevo a Saeng. El hombre estaba sentado frotándose la mano contra uno de los cojines del sofá, jugando con los dedos en los complejos adornos, para luego deslizar un cojín al suelo.

Las cejas de Hyun se alzaron mientras observaba a Saeng levantarse ligeramente y luego colocar el almohadón bajo su culo. Miró rápidamente a su alrededor y después bajó los ojos cuando vio que Hyun lo observaba. El hombre gimió. ¿Qué iba a hacer con Saeng? Tal vez si lo supiera, su cabeza dejaría de palpitar.

Hyun trató de sacar los problemas con el jovencito de su mente y devolver su atención a Min y Jun. Como todo lo que quería averiguar sobre Saeng, tenía que pensar en Kyu en este momento. Si lo que dijo el chico era cierto, era primordial rescatar a Kyu, y rápido.

—¿Tenéis un plan? —Hyun preguntó mientras miraba a los otros dos.

Min pareció vacilar cuando miró hacia donde Saeng estaba sentado, acariciando con sus dedos distraídamente el borde del cojín sobre el que estaba sentado, mientras miraba alrededor de la habitación. —Necesito hacerle algunas preguntas.

Hyun casi gruñó, pero no lo hizo. Sin embargo, quería. — Saeng , ¿puedes venir aquí? —Hyun lo vio saltar, con el almohadón en la mano. Sostuvo el cojín contra su pecho mientras corría por la habitación, deteniéndose frente a él.

—¿Sí, Hyun?

—Min necesita hacerte algunas preguntas sobre Kyu. ¿Estás preparado para responderlas?

—Sí, Hyun.

—Buen chico —sonrió mientras se estiró y acarició suavemente su zona lumbar. Sabía que había dicho algo significativo cuando vio que Jun entrecerró sus ojos, pero Saeng estaba radiante cuando se volvió para enfrentarse a Min, así que a Hyun no le importó.

Min se quedó mirando a Hyun por un momento, hasta que éste levantó una ceja hacia él, luego volvió su atención a Saeng . —¿Qué puedes decirnos sobre el complejo en el que Kyu está retenido?

—¿Qué te gustaría saber? —preguntó Saeng —. Es un complejo.

—¿Es el complejo principal donde vive tu Amo, o va a otro sitio?

El chico frunció el ceño por un momento, con la cabeza inclinada ligeramente. —No lo entiendo.

—Saeng —dijo Hyun mientras agarraba al hombre más pequeño del hombro hasta que lo miró. —Dijiste que tenías una celda junto a la de Kyu.

—Sí.

—¿Tu viejo Amo te ha puesto en cualquier otra celda?

El ceño de Saeng se profundizó para distenderse cuando comenzó a sonreír. —Oh, el Amo tiene una jaula para mí en su dormitorio. Duermo ahí cuando me manda que lo haga. Tiene una manta azul y todo.

Hyun apretó los dientes y miró hacia otro lado antes de que Saeng pudiera ver la ira en su rostro. ¿Dormía en una maldita jaula? Se hizo una promesa a sí mismo en ese mismo momento, y en silencio al pequeño a su lado, no importaba lo que tuviera que hacer, Saeng nunca más iba a volver con su
viejo Amo. Antes mataría al monstruo.

—Voy a conseguirte una manta nueva, Saeng —dijo Hyun mientras se volvía para mirar al hombre—. Y no vas a dormir nunca más en una jaula. ¿Entendido?

Hyun pensó que Saeng estaría encantado de que no tener que dormir en una nunca más. No esperaba ver como el miedo iba formándose en sus ojos. —Pero, ¿dónde voy a dormir entonces?

—¡Conmigo! —Hyun gritó antes de que nadie más pudiera decir nada.

—Oh caramba —susurró Jun.

Hyun le lanzó una mirada fulminante. Volvió a mirar a Saeng mientras el hombre se presionaba contra él, entonces pasó un brazo alrededor de la cintura del chico, y tal vez le tiró un poco más cerca. —¿Está de acuerdo con eso, Saeng?

—Sí, Amo —le susurró contra el pecho, temblando un poco.

Hyun odiaba todo lo de “Amo”, pero poco a poco iba acostumbrándose a ello. Se dio cuenta de que Saeng estaba intentando duramente por llamarlo “Hyun” a secas, pero el “Amo” se le escapaba, especialmente cuando estaba nervioso o asustado.

Hyun levantó la cabeza y miró al otro lado de la mesa hacia los otros, sin atreverse a decir nada. Jun hizo una mueca. Min únicamente revolvió los ojos. Después de mirar a los dos hombres por un momento, dio un leve codazo al pequeño junto a él.

—Min todavía tiene preguntas para ti, Saeng. Necesita saber todo sobre el complejo donde Kyu está. Mientras más sepamos, más fácil será rescatarlo.

Saeng alzó la cabeza con una expresión de asombro de su cara. —¿Vais a ir a liberar a Kyu?

Hyun sonrió. —Ese es el plan.

—¿Cómo?

—Eso es lo que estamos tratando de averiguar, Saeng.

Min le dijo: —Es por eso que necesitamos saber todo lo posible sobre el complejo. Cuanto más sepamos, mayor oportunidad tendremos de salvarlo.

Hyun abrió la boca cuando Saeng comenzó a soltar cosas. Rápidamente cogió una hoja de papel y empezó a hacer notas. Estaba hablando demasiado rápido como para poder recordarlo todo.


—El compuesto tiene cuatro plantas. El sótano es donde están las celdas, y donde Kyu está retenido. Ahí es donde estaba mi celda. —Saeng frunció el ceño por un momento y luego continuó—. Siempre hay dos guardias en la puerta que conduce a la planta baja y uno en cada extremo del pasillo entre las celdas. Y tienen armas, grandes armas.

—¿Hay guardias en los otros pisos? —preguntó Min.

—Sí. Al Amo le gusta tenerlos patrullando los pisos y los jardines exteriores del complejo en todo momento. No sé exactamente cuántos hay en total, pero son muchos. Los veía cada vez que el Amo me llamaba.

Saeng se puso rígido cuando Min se adelantó. Hyun apretó el brazo que tenía alrededor de su cintura, tratando de tranquilizarlo. No dejaría que nada le pasase al hombre más pequeño. Saeng había cavado profundo, y se encontró con la vena protectora de Hyun, sacándola a la superficie.

Min pareció ver el miedo en el tembloroso cuerpo de Saeng , y dio un paso atrás rápidamente, lo cual fue bueno, considerando que Hyun estaba a punto de saltar a por el hombre. Y sabía que sería un gran error. Min era enorme ahora que estaba acoplado a la real pequeña bola de pelo. Por lo que le habría dado una paliza.

—Cuando el Amo te llamaba, ¿a dónde ibas?

—A veces me sentaba junto a su silla —respondió—. Otras veces me lleva a ver a sus amigos.

Un estruendo profundo se abrió paso a través del pecho de Hyun cuando Saeng se estremeció ante la última de sus palabras. Tenía un mal presentimiento acerca de por qué su antiguo Amo lo llevaba a ver a otras personas. Supo que tenía razón cuando continuó hablando.

—No me gustaban mucho los amigos del Amo, pero sé que se suponía que debía ser bueno para ellos. —Saeng arrugó la nariz—. Pero no me gustaba estar con ellos. Olían mal.

Las cejas de Jun se alzaron. Poco a poco, se volvió para mirar a Min y luego de vuelta. —¿Ellos olían mal?

Saeng asintió.

—¿Mal como si “no se bañaran” o mal como “comida terriblemente podrida”?

—Más bien mal como “a perro muerto mojado”.

Jun abrió la boca y se dio media vuelta, acercándose a mirar por una de las ventanas. Después de una rápida mirada a Hyun, Min se acercó a su lado, frotándole las manos por los hombros y bajándolas por los brazos de su pareja.

—¿Qué pasa, gatito?

—Han habido rumores, Min.

—¿Qué clase de rumores?

Hyun quería saber lo mismo. Algo había sacudido a Jun, y desde que Min apareció en escena, no hace mucho. El hombre era feroz cuando se trataba de proteger a Jun.

—Mi tío tenía un archivo. Lo leí el otro día. En realidad solamente eran un montón de cosas y notas garabateadas, cosas que había oído. No había nada concreto para verificarlas, pero... las desestime dado que mi tío tenía un tornillo suelto, pero tal vez no debí hacerlo.

—¿Notas sobre qué?

—El archivo dice que ha habido rumores, y unos pocos informes no confirmados de avistamientos.

—¿Avistamientos de qué, Jun? — preguntó Hyun. Podía sentir crecer su nivel de frustración cuando Jun, pareció evitar una respuesta directa.

Saeng se estremeció en los brazos de Hyun. —Monstruos.




Continuara......................

2 comentarios:

  1. Unnie ...actualiza pronto si....ya ba mas de un dos meses q no actualizas él fic...quiero saber q pasa con mi saengie...amo él hyunsaeng...leí todos tus fics...y los amo...solo espero q actulizes pronto ste...muero x saber q pasa...x fa unnie..:-)

    ResponderEliminar