lunes, 15 de diciembre de 2014

Demonio de Aire Capitulo 1

                         

Kim Hyung Jun vio a su mejor amigo y compañero de trabajo, Young Saeng, lanzar una bola de fuego pequeña de ida y vuelta entre sus manos. Hace un mes, eso lo habría asustado de muerte. Ahora él sólo se divertía, aunque sólo ligeramente. Todavía tenía las marcas de la chamusquina en la camisa de la última vez en que Saeng tiró una bola de fuego hacia él.

Saeng se aburría. Jun podía verlo en sus ojos. Hyun, el compañero demonio de Saeng, estaba fuera en una reunión con el consejo de Jinnistan, otra vez, dejando a Saeng y Jun para divertirse como pudieran. Eso no estaba funcionando muy bien.

Estaban acostumbrados a una vida activa. Tanto Saeng como Jun habían sido detectives de la policía en el mundo de la superficie. Eran socios, luchando juntos contra el crimen, lado a lado. Sentarse en sus culos todo el día era aburrido.


Jun miró cuando Saeng sostenía una bola de fuego en la mano y la levantó en el aire. Él se apresuró a señalar con el dedo a Saeng. —Me lanzas una de esas cosas otra vez y te arrancaré la piel.

La sonrisa de Saeng era traviesa.

—Oye, mira, todavía tengo marcas de quemaduras de la última vez. Lo digo en serio, Saeng. Que hagas esa mierda, me da escalofríos. —Jun respiró un poco más fácil cuando las llamas en la mano de Saeng se apagaron.

—Tienes que estar bromeando —dijo Saeng cuando se sentó y miró a Jun—. ¿Después de todo lo que ha pasado en el último mes, estás preocupado por una piel chamuscada?

Había mucho por lo que Jun estaba preocupado. El nuevo mundo en el que había aterrizado era uno de los que batían récords en los libros. En él existían tipos malos que lo querían chupar hasta secarlo y algunos de los mejores calientes malditos hombres... err... demonios, que Jun hubiera visto nunca. Era una lástima que casi ninguno de ellos llamara su atención. Si se añadía a esto la profecía de los elegidos, Jun se sentía como si estuviera realmente fuera de su elemento, o de su mente.

Jun frunció el ceño. Su cabeza en realidad trataba de resolverlo todo. Había una parte muy fuerte de Jun que sólo quería volver al mundo de la superficie y olvidarse de que algo de esto existía. Estaba muy confuso.
—¿Qué? —preguntó Saeng.

Jun se encogió de hombros. —¿Alguna vez has descubierto por qué estos malditos tatuajes significan tanto para ellos?

Saeng encorvó la espalda contra los cojines del sofá. —Hyun trató de explicármelo, pero no lo entendí con exactitud. —Saeng movió sus manos en el aire—. Todo es demasiado confuso para mí.

—¿Y? —preguntó Jun, sentándose delante de Saeng. La curiosidad estaba comiéndolo, sobre todo porque él tenía uno de los tatuajes, aunque el suyo era ligeramente diferente al de Saeng. El tatuaje de Saeng tenía llamas ardiendo en torno a una rueda de medicina. Jun tenía uno donde el viento soplaba en torno a una rueda de medicina. Ellos los habían visto en un sueño.

—¿Qué dijo? —preguntó Jun.

Saeng rodó sus ojos y se inclinó hacia adelante apoyando los codos en los muslos. —Por lo que entiendo, la profecía dice que cuando todos los elegidos se encuentren y se acoplen con su Djini, Jinnistan experimentará un período de paz y prosperidad que durará mil años. —Saeng agitó una mano ligeramente—.Estoy parafraseando, por supuesto.

—Oh, por supuesto. —Jun se echó a reír—. Por lo tanto, nosotros somos los salvadores de Jinnistan, ¿eh?

—Eso parece.

—¿No le parece un poco extraño que se suponga que debemos ser los salvadores de Jinnistan, y seamos habitantes de la superficie? Se podría pensar que los salvadores serían nativos de aquí, ¿no es así?

—Lo que me parece extraño son todos los demonios que siguen viniendo a conocerte. Es como si hubiera pasado todo demonio por aquí últimamente.

Jun resopló. —Me lo dices a mí. He tenido más propuestas en la última semana, que en toda mi vida en la superficie. Si tomase la décima parte de las ofertas que estos chicos me han dado, no podría caminar durante una semana.

Cada uno de esos malditos está completamente seguro de que soy su compañero.

—¿Y tú? —preguntó Saeng. Movió las cejas sugestivamente—. ¿Alguno de ellos te parece que lo sea?

La necesidad de ocultar sus secretos deseos levantó sus defensas. —Has visto a estos chicos, ¿verdad? —Jun se rió nerviosamente—. Son como orgasmos caminando. He tenido suficientes sueños húmedos últimamente para que me duren durante un mes.

Bueno, no realmente, pero Saeng no necesitaba saber eso. Sólo un demonio excitaba a Jun, y Jung Min no le daría ni la hora del día. Jun pensó que podría tener algo que ver con ser un habitante de la superficie. No todo el mundo en Jinnistan estaba encantado de que estuvieran aquí.

—¿Entonces? Eres joven, libre y soltero —dijo Saeng—. ¿Por qué no tomas uno de ellos?

Jun sacudió la cabeza. —No, simplemente no me parece bien. Me gustan estos chicos, no me malinterpretes, pero todos ellos parecen estar buscando al único, ¿sabes? —Jun torció las manos—. Creo que yo también lo hago.

De hecho, él sabía quién era. Un demonio en particular había llamado su atención. Sólo deseaba poder averiguar si él había atrapado el interés del demonio. El hombre había estado evitándolo desde que descubrió que Jun podría ser uno de los elegidos.

—Jun, no es una mala cosa —dijo Saeng mientras se levantaba y cruzaba la habitación para sentarse al lado de Jun—. Mira, no es fácil. Nunca podré volver a casa. Extraño a mi familia, mis amigos, la vida que tenía. Pero si conseguir todo eso de nuevo significa perder a Hyun, entonces no vale la pena.

—Realmente lo amas, ¿no? —preguntó Jun después de un momento. Él sabía lo que Saeng le respondería antes de que el hombre ni siquiera abriera su boca. En todos los años que lo había conocido, Jun nunca había visto tan feliz a Saeng como se encontraba ahora con su demonio.

—Sí, lo sé. Toda la cosa de demonio de fuego, la mordida de apareamiento, ser uno de los elegidos, todo es un poco raro, debo admitirlo, pero los beneficios superan con creces los inconvenientes. —Saeng suspiró profundamente—. Hyun me hace hervir la sangre.

—Literalmente. —Jun soltó una risita.

—Sí, sí, pero es más que eso. Soy el centro del universo de Hyun y ¿sabes lo maravilloso que es eso? Él hace todo lo posible para hacerme feliz. Mira lo rápido que liberó a la gente del harén. Se negó a dormir esa noche hasta que todos estuvieron acomodados en casas o regresaron con sus familias. Sabía lo importante que era para mí.

—Sí, eso fue muy bueno. —Jun se rió entre dientes al pensar en todos los hombres presos en el harén del Amir antes de ser rescatados por Hyun—. Estoy sorprendido de que tantas personas estuvieran siendo retenidas contra su voluntad y que nadie lo supiera.

Saeng hizo una mueca. —Oh, alguien lo sabía muy bien, la guardia personal del Amir. ¿Por qué crees que están en la cárcel en este momento en espera de juicio? Lo que hicieron estuvo mal, y el pueblo de Jinnistan quiere justicia.

Jun quería cambiar de tema. Se estaban poniendo demasiado serios para entrar en una zona que Jun prefería evitar en este momento. Él dio un codazo a Saeng en el costado.

—Eh, cuidado —rompió Saeng mientras se frotaba su costado—, o te voy a incendiar.

—¿Es verdad que tú y Hyun queman las sábanas, literalmente?

Saeng se rió entre dientes. —No te gustaría saberlo.

—Oh, vamos, dímelo —dijo Jun—. Estoy viviendo la vida de un monje aquí. Tengo que tener algo con qué soñar.

Saeng se echó a reír.

—¡Hey! —espetó Jun, cuando Saeng lo golpeó en el brazo.

—No, no, yo sólo tuve unas imágenes en mi cabeza… Si Hyun y yo tenemos sexo, nosotros hacemos que se quemen las sábanas. Estamos hablando sobre poner todo en llamas. Pero estoy acoplado con un demonio de fuego. Eso es de esperarse. Pero tú tienes el signo de aire en tu tatuaje. Tienes que preguntarte qué va a pasar cuando tengas sexo.

Las cejas de Jun se alzaron. Mierda, no había pensado en eso. Él empezó a sonreír cuando las posibilidades llenaron su cabeza. —Estoy pensando en un tornado o algo así, tal vez flotar libre en el aire durante el sexo. ¿Te imaginas lo que sería eso? Me pregunto si podremos volar.

Jun rodó los ojos cuando Saeng se echó a reír histéricamente. Pero entonces la imagen de tener sexo mientras flotaba llenó su cabeza. En cuestión de segundos,

Jun se estaba riendo junto con él, ambos hombres apoyándose uno en el otro.

—No estoy seguro de que sea así como un Demonas Amaté del nuevo clan gobernante deba comportarse.
No parece muy adecuado.

Jun saltó y echó la cabeza hacia atrás para ver al demonio Hyun de pie detrás del sofá. Tragó saliva ante la adoración que podía ver en los ojos de Hyun cuando el hombre miró a Saeng. Quería a alguien que cuidase de él de esa manera.

Saeng saludó con la mano. —Hola, cielo, ¿cómo estuvo el trabajo?

Hyun arqueó una ceja. Jun rodó los ojos. La risa de Saeng lentamente se desvaneció cuando se volvió a arrodillar en el sofá y agarrar la camisa de Hyun.

—¿Acabas de decir que nuestro clan es el nuevo clan gobernante?

—Creo que lo hice —contestó Hyun—. La decisión fue tomada por el consejo esta tarde.

—¿Por qué?
«Sí, ¿por qué?», se preguntó Jun en silencio.

—El consejo cree que nuestro clan es el más adecuado para el puesto.

—¿Eso es todo? —preguntó Saeng—. ¿Nosotros somos los más adecuados para el puesto?

—Bueno, podría haber tenido algo que ver con que mi Demonas Amaté sea uno de los elegidos, pero puedo estar equivocado.

Saeng se dejó caer en el sofá. —Yo sabía que esto iba a volver para morder mi culo.

—No, no —dijo Hyun.

Saeng gritó cuando Hyun se agachó y lo levantó. Jun se echó a reír cuando su mejor amigo fue tirado por encima del hombro de Hyun y llevado hacia el estudio.

—Yo soy el único que llegará a morderte en el culo —gruñó Hyun.

Jun vio a Saeng rodar los ojos justo antes de que la pareja desapareciera al doblar la esquina. Podía oír los pesados pasos de Hyun mientras llevaba a Saeng por las escaleras. Un momento después, se oyó el golpe de una puerta cerrándose, y Jun estaba solo.

Miró a su alrededor en la habitación vacía. Era tan tranquilo que podía escuchar su propio latido del corazón. Para un lugar que estaba lleno de demonios, este lugar parecía una tumba. Jun hizo girar los pulgares durante unos minutos mientras trataba de contener el flujo abrumador de aburrimiento que lo invadía.

Cuando eso no funcionó, Jun se puso de pie y se fue en busca de aquello con lo que realmente quería ocupar su tiempo: el más sexy maldito demonio que jamás hubiera visto.


—Hey, Jung Min.

Min ni siquiera miró hacia arriba, se limitó a asentir con la cabeza. Había oído al humano venir antes de que incluso llegara a la biblioteca. Asentir fue todo lo que pudo manejar sin atacar al habitante de la superficie. Si miraba a Jun hubiera sido casi imposible resistirse.

—¿Qué estás haciendo?

—Trabajando.

Jung Min sabía que había dado la respuesta con los labios apretados y gruñendo. No podía evitarlo. Apenas podía aferrarse a su control de esa manera. Cuanto más tiempo pasaba en torno a Jun, menor control tenía.

¿Por qué simplemente Jun no se alejaba de él?

O mejor aún,

¿por qué no volvía a la superficie del mundo al que pertenecía? 

Jun no tenía nada que hacer en Jinnistan. A Min no le importaba que se supusiera que Jun era uno de los elegidos. Cada segundo que Jun pasaba en Jinnistan su vida corría peligro. Min no podía entender por qué los demás no lo entendían. Era claro como el día para él.

—Oh —dijo Jun simplemente—. ¿En qué estás trabajando?

Min rodó los ojos cuando Jun se acercó detrás de él, mirando por encima de su hombro. Suspiró y se frotó el puente de la nariz. —Esto es importante.

—¿Puedo ayudar en algo?

—¡No! —Jung Min ladró. Inmediatamente se arrepintió de sus palabras cuando al hablarle fuertemente a Jun hizo que este hiciera una mueca y diera un salto atrás. La idea de estar encerrado en la misma habitación con Jun durante horas hizo picar la piel de Min.

Él no sería capaz de mantener su control si estaba en cualquier lugar cerca de Jun durante un período prolongado de tiempo. La mera visión del hombre era suficiente para que él apretara los dientes y huyera en otra dirección.

—Lo siento —dijo Jun mientras se alejaba—. Te dejo en paz entonces.

—Mira…

—¿Por qué no te agrado? —Jun le preguntó cuando se dio la vuelta para mirar fijamente a Min—. ¿He hecho algo que te ofenda de alguna manera?

—No, por supuesto, pero…

—¿He roto una regla o algo así?

—No, pero…

—¿Es porque se supone que soy un elegido? ¿Es por eso que no te agrado?

—Sabes que los elegidos son reverenciados por mi pueblo —dijo Min rápidamente—. Tu lugar en este mundo está bien establecido. Tú puedes…

—Entonces, ¿por qué sigues evitándome como si tuviera la peste? —Jun inclinó la cabeza a un lado. La frente arrugada, como si estuviera en una profunda reflexión.

Min contuvo el aliento mientras esperaba que Jun dijera algo más. Estaba un poco sorprendido cuando Jun sacudió la cabeza y comenzó a caminar de nuevo. —No es que no me agrades, simplemente…

Jun se detuvo en la puerta, pero él no se giró. —Está bien, Jung Min. —La sonrisa de Jun era un poco triste cuando se dio la vuelta. Sus ojos parecían aún más pálidos que de costumbre—. A pesar de que yo sea alguien proclamado como un elegido, nada dice que tengo que agradarte. No te volveré a molestar.

Jun salió de la habitación antes de que Min pudiera contestar.

Jung Min suspiró y se reclinó en su silla. Él no necesitaba esta mierda. Se suponía que debía estar revisando los pergaminos antiguos para ver si Kyu se había perdido algo.

No se suponía que debiera preocuparse por los habitantes de la superficie, pero no había sido capaz de sacar a Jun fuera de su cabeza desde que lo vio. El hombre le había intrigado. Infiernos, el hombre le hacía desear caer de rodillas y suplicar misericordia.

Kim Hyung Jun, era todo lo que un Demonas Amaté debía ser, y era el de Jung Min, pero este no podía reclamarlo. No tenía intención de unirse a un habitante de la superficie. En el libro de Min, Jun estaba totalmente fuera de los límites; no importaba cuánto quisiera Min al hombre.


Continuara........................

4 comentarios:

  1. Siii. Despues de sufrir por el final de demonio de fuego tenemos otra historia, pero Min le habla muy feo a Baby, ahh pero lo ama. Que enredo

    ResponderEliminar
  2. Que tonto Min ....se esta dejando llevar por sus prejuicios...No quiere permitirse amar a Jun..solo porque es humano...¿que de malo tiene Jun?...ojala abra luego sus ojos y de cuenta de lo que le está dando la vida..

    ResponderEliminar
  3. me alegra que alla continuacion de la histori a sabia que habria minjun jejejejjeejejje

    ResponderEliminar
  4. Estoy leyendo todo MinJun y nueva historia de mi couple favorita me hace tan feliz, Min no desprecies a Baby el tan bello y tu haciéndote del rogar

    ResponderEliminar