jueves, 27 de noviembre de 2014

Prerrogativas de Alfa Capitulo 3



—¿Ellos que? —Saeng no podía dejar que la preocupación se filtrara en su voz.

Jun le agarró la mano y tiró a Saeng de la casa. El último de los invitados se había ido hacía media hora, pero Saeng había insistido en limpiar la casa del Alfa. Nadie quería volver al desastre, especialmente por la noche y cansados.

Los hermanos, Kiseop y Min, y sus compañeros, Bum y Jun, había reído sus comentarios, pero habían finalmente accedido.


Ahora no podía creer lo que acababa de oír. Hyun y varios otros lobos estaban trabajando con el detective
Kyu Jong, quien Saeng conocía de sus noches de poker, para atrapar a un grupo de cazadores furtivos. Levantó una
mano. —¿Por qué está involucrado? Si se trata de cazadores furtivos, ¿no debería la policía encargarse? —

No podía soportar la idea de que cualquier cosa le sucediera al Alfa. De alguna manera, en los pocos minutos que habían conversado hoy, el hombre se había metido en su corazón.
¡No es bueno!

—Los cazadores furtivos capturaron y vendieron a Kiseop como lobo, en el zoológico. Eso lo hace asunto de la manada —explicó Jun—. Hyun es el que alertó a Kyu de las actividades del cazador furtivo. Tiene que estar allí en caso de que otros animales capturados sean shifters. Ahí es donde entramos nosotros. Si alguien se lesiona, puedes ayudarlos si son capaces de cambiar a su forma humana, y puedo ayudarlos si están en forma de animal. Es por eso que necesito que vengas a casa conmigo y Min, Saeng se pasó las manos por el pelo corto y rubio, sus manos deteniéndose y prendiéndose en su cuello mientras masajeaba los tendones.

Dios, se sentía cansado. Había trabajado doble turno antes de ir a la fiesta, no queriendo decepcionar a sus amigos por no asistir a su ceremonia de acoplamiento. Todo lo que quería hacer era ir a casa y dormir, pero no podía negar sus servicios, si alguien realmente los necesitaba esta noche. Frotándose las manos sobre su rostro, Saeng asintió con la cabeza. —Muy bien. Pero voy a necesitar una siesta antes de que lleguen. De lo
contrario no seré nada bueno para vosotros. Pasé las últimas veinticuatro horas en el hospital antes de venir aquí y no quiero correr el riesgo de cometer errores debido a la falta de sueño.

Jun suspiró y asintió con la cabeza. —Claro. — Agarró a Saeng y tiró de él en un abrazo—. Has trabajado
demasiado duro, Saeng. No dejes que mi padre te pase por encima sólo porque sabe que eres mi amigo. ¿Por favor?

El padre de Jun, el doctor Kim, era el médico jefe en el Sugar Creek Memorial, donde trabajaba Saeng. El hospital estaba a treinta minutos de la casa de Hyun y a cuarenta y cinco minutos de la ciudad. El médico era un homófobo y un asno, pero aún así era el jefe de Saeng y uno de los tres médicos con antigüedad. Saeng acababa de terminar su grado, y el Sugar Creek Memorial lo había contratado a tiempo completo.

La mirada seria a los ojos de Jun comía a Saeng, pero necesitaba su trabajo. Le gustaba ayudar a los demás, y era bueno en eso. Poniendo una mano en la mejilla de Jun, sonrió. —Gracias, pero no te preocupes tanto. Es sólo la forma en que la industria hospitalaria funciona. Todo el mundo trabaja largas horas. Tú más que nadie deberías saber eso.

Su amigo asintió con la cabeza de nuevo antes de que lo llevara hacia la puerta. Kibunm y Kiseop ya se habían ido a casa, y Min esperaba en el coche de Jun. —Estaré justo detrás de ti —dijo Saeng, pegando una sonrisa cansada en la cara y entrando en su propio coche, pequeño y compacto.

Ser pequeño hacía al coche cómodo. La idea de Hyun tratando de encajar su gran cuerpo en el coche le vino a la cabeza, y se rió. No, no sería cómodo para el hombre. Luego frunció el ceño, dándose cuenta de la dirección de sus pensamientos. Saeng suspiró. Esto nunca pasaría.

Un hombre lobo alfa nunca querría a un jovencito flaco y pequeño como él.

Saeng prácticamente cayó casi muerto a sus pies en la cama que Min le ofreció. Min se reía mientras ayudaba a Saeng a sacar sus zapatos, pantalones vaqueros y una camisa.

Jun observó desde la puerta, negando con la cabeza. —Te dije que trabajó demasiado duro.

Min se limitó a asentir, colocando a Saeng bajo las sábanas, sus grandes manos sujetando los muslos para
colocarlo. La polla de Saeng ni siquiera se movió. Extraño, porque siempre había pensado en el hombre atractivo, había pensado en pedirle salir una o dos veces antes de que Min se hubiera acoplado a Jun. Debo estar cansado. Se quedó dormido antes de que la puerta se cerrara.

Se sentía como si sólo hubiera logrado diez minutos de descanso antes de que alguien estuviera sacudiéndole para despertarle. Mascullando una maldición y obligando a abrir un ojo, vio a Geun Suk con el ceño fruncido hacia él. ¿Qué estaba haciendo aquí?

—Tenemos heridos. Por favor, ven.

Bueno, eso respondió a esa pregunta. Saeng arrojó fuera las mantas y agarró los pantalones. Después de ponérselos y su camiseta, recogió el equipo de emergencia que había traído de su coche y siguió a Suk en la
habitación de la familia. Los muebles habían sido empujados contra las paredes, dejando la habitación
despejada. Las mantas se alinearon en los suelos de madera, y un número de animales tumbados en ellas.

Vio a tres zorros, tres lobos, un alce, un ciervo, y hasta un puma.

Ronchas y llagas cubrían la mayor parte de los animales, que estaban delgados, con un poco de pérdida de pelo en las manchas, hablando de desnutrición prolongada y abuso.

Los ojos de Saeng se concentraron en el lobo que se veía saludable, a excepción de una herida de exudación de sangre cerca de su hombro. Una herida de bala. A esto le podría ayudar, hombre o animal. Se volvió a Suk y señaló al lobo derribado. —Por arma de fuego, ¿verdad?

Necesito agua caliente y toallas. —Sin esperar respuesta, se acercó al lobo y se arrodilló.

Al abrir la bolsa, sintió una mano sobre su hombro y levantó la vista. Suk negó con la cabeza. —El Alfa quiere que los demás sean atendidos primero.

Sintió su ceja levantarse con sorpresa cuando Saeng se centró de nuevo en el lobo. Un enorme animal de color chocolate marrón, que fácilmente pesaba más de 90 kgs.

Fue entonces cuando Saeng se dio cuenta que sus manos se cernían sobre Hyun en forma de lobo. Miró a su alrededor a los otros animales, y su resolución se endureció. Saeng fulminó con la mirada a Suk cuando tomó un par de guantes de látex en las manos. —Bueno, el Alfa no va a conseguir lo que quiere en estos momentos. Yo no soy de la manada y él no me manda. Soy médico y puedo ver claramente que los demás se recuperan con alimentos, agua, atención y tiempo. Hyun podría no tener esa suerte, pero a menos que lo compruebe, no lo voy a saber. —Saeng hizo caso omiso de la mano de Suk, cogió una aguja y preparó una dosis de morfina. Sin mirar, mandó: —Ahora consigue lo que pedí, y luego iré a ayudar a los demás.

El silencio descendió sobre la sala.
Saeng sabía que todo el mundo lo miraba, pero no les hizo caso. Apuñaló la aguja en el músculo de las caderas de Hyun y administró el poderoso analgésico. Todavía negándose a reconocer a los demás, alejó la aguja y tomó unas tijeras y toallitas húmedas y comenzó a retirar la sangre seca y el pelo enmarañado. Sabía lo que tenía que hacer y eso era cuidar de Hyun. Todo el mundo podía irse al infierno. Por último, el lobo debajo de sus dedos dejó escapar un pequeño sonido de satisfacción, y Saeng escuchó a todos comenzar a moverse de nuevo. Saeng rodó los ojos, la irritación poniendo tensas sus manos. Evidentemente, el Alfa había concedido el permiso.

Saeng tomó varias respiraciones lentas y profundas para calmarse y recuperar el foco. —Te lo juro. Ustedes los dominantes son todos iguales. Necesitan a alguien que cuide de ustedes u  se auto-destruyen, —murmuró en voz baja. Los ojos de Saeng se abrieron como platos cuando vio la piel de gallina irrumpir por el cuerpo de Hyun—. No — susurró, enterrando sus manos en el collar alrededor del cuello de Hyun, como si eso detuviera el cambio—. — Nada de cambiar. No hasta que saque la bala. Si cambias ahora, no se sabe donde va a terminar.

El lobo se calmó, pero Saeng sentía los ojos de Hyun mirarlo mientras tomaba el agua y los trapos de
Suk y terminó de limpiar la herida. Tirando de una linterna y un conjunto de pequeñas pinzas de la bolsa,
finalmente se encontró con los ojos de Hyun. Por un segundo Saeng creyó ver la calidez y el cariño en el fondo  y luego descartó la idea tonta, diciendo al shifter: — Tengo que conseguir sacar esta bala y va a doler como una hija de puta, incluso con la morfina que te di. ¿Necesitas que consiga a alguien para que te sujete?

Hyun dio un gruñido, levantó la cabeza y lamió el brazo de Saeng. Sonrió. —No, pongámonos en marcha. Lo tengo. —La sonrisa de Saeng flaqueó—. Mantente lo más quieto posible.

—Trató de hacerlo rápido, pero incapaz de ver la bala desde la apertura, Saeng tuvo que hurgar un poco. Se sintió sorprendido por la fuerza de voluntad que el shifter exhibió, sintiendo crecer los principios de respeto para el Alfa. No sólo permaneció completamente inmóvil, Hyun ni siquiera hizo un sonido. ¿Ejercería la misma fuerza en la cama?

Lentamente seduciendo a su pareja...

La polla de Saeng comenzó a llenarse con la idea de ser desnudado y atado a la cama, dando a Hyun amplia
oportunidad para explorar.

Mierda, tenía que concentrarse. Y Min le había dicho una vez que la mayoría de los shifters podían oler la
excitación. Saeng seguro esperaba que la sangre impregnando el aire, lo enmascarara. ¿Dónde está la bala?
Ah, ahí está. —Sólo otro segundo —murmuró con dulzura, una vez más, totalmente centrado en su tarea. Empujando el metal ligeramente, se las arregló para agarrarla y extraerla cuidadosamente. La colocó en un recipiente de plástico de su bolsa y se quedó mirando a Hyun—. ¿Quieres la cosa ahora o después de cambiar?

En respuesta, la piel de gallina volvió, cubriendo la piel del lobo.

Esta vez, Saeng miró con fascinación cómo el pelo se retiró, revelando una piel suave que casi lo echó de menos cuando desapareció. Huesos reformados, músculos y tendones estallaron y se reposicionaron, el hocico y la cola se alejaron. El completo cambio sucedió tan rápido, que la mandíbula de Saeng cayó cuando un perfectamente esculpido dios de 1,92 estaba en frente de él. Hyun descansaba principalmente en su estómago, apoyado sobre el codo más cercano a Saeng mientras le miraba. Y si no lo supiera, la polla de Saeng tomó ese momento justo para volver a animarse a la vista de toda esa carne desnuda tendida
delante de él.

—Wow —Saeng no se dio cuenta que había susurrado la palabra hasta que Hyun le sonrió.

—Me alegro de que lo apruebes.

El sonido de la voz de Hyun se apoderó de él, arrancando la libido de Saeng y su polla se apretó hasta el
punto del casi doler. También comenzó a empujar su cerebro. —Lo siento —Saeng murmuró, lanzándose a un lado de la manta sobre el cuerpo más abajo de Hyun. Qué vergüenza ocultar el culo apretado del hombre, pero... Saeng se dio una sacudida mental. ¡Basta ya! El hombre había sido herido y operado, por no hablar de que probablemente era heterosexual.

Con ese pensamiento firme en mente, Saeng le dio un codazo al brazo de Hyun. —Acuéstate. ¿Quieres un
anestésico local antes de que suture esto? —preguntó mientras sentía alrededor de la herida un ligero rezumar en la parte posterior del hombro de Hyun.

—No es necesario.

—Tengo que afirmar tu hombría varonil de Alfa, ¿eh? —Saeng se burló, tratando de aligerar la situación cuando insertó la aguja en la carne y empezó a tirar de la herida para cerrarla.

—No.

—No vas a decirme que no te duele, ¿verdad? —No pudo mantener la desaprobación de su voz.

Hyun miró por encima del hombro a Saeng y sonrió. — No. No es eso tampoco.

—Entonces ¿por qué? —¿Cuál podría ser posiblemente la razón por la que Hyun Joong no queria nada
para calmar el dolor? Sabía por experiencia que las heridas de bala dolían como una hija de puta—. Oh, ¿son los shifters alérgicos o algo así? Sacudiendo la cabeza, Hyun cerró los ojos y murmuró: —No, ninguna alergia. —Abrió los ojos y miró a Saeng mientras trabajaba—. ¿Estás seguro de que quieres la verdad?

—Bueno, sí. —La pregunta confundió a Saeng—. ¿Por qué no habría de hacerlo?

Hyun hizo una mueca y se volvió. Permaneció en silencio durante un momento.

Saeng pensaba que no respondería. Terminó el último punto y empezó a atar el hilo.

Hyun le susurró: —El dolor en mi hombro me da algo para concentrarme en otra cosa de lo que tu olor y que tu tacto me hacen.





¡Joder! Hyun no podía creer lo que acababa de admitir en voz alta. Ahora Saeng probablemente iría gritando por las colinas. Maldita morfina enredando mi cerebro. Pero el toque de Saeng le excitaba como ningún otro, y ni siquiera había nada sexual en ello. Cada roce de nudillo y deslizamiento de sus dedos enviaba calor directamente a su polla. Su polla palpitaba dolorosamente en contra de la manta debajo de él, y luchó para que el deseo se pegara en ella.

La mano de su compañero en su cuello, masajeando con suavidad, le atrapó su atención. El pequeño hombre todavía estaba arrodillado junto a él y ahora inclinó su cara más cerca, demasiado cerca, de donde Hyun yacía en el suelo.

—¿Qué has dicho? —Saeng le susurró, claramente sin creer.

Y fue entonces cuando lo olió. Saeng estaba tan encendido como Hyun. ¡Oh Dios mío! El hombre olía
maravilloso: terroso y cálido, con un toque de picante canela. El precario control de Hyun explotó. Pasó un brazo alrededor de la cintura de Saeng, tirando al hombre al suelo y tirándo la mitad del cuerpo de Saeng bajo su cuerpo desnudo. Odiaba el hecho de que Saeng llevara ropa. Quería piel. Hyun quería sentir el cuerpo de su compañero contra el suyo propio. Enterrando su cara en el cuello de Saeng, inhaló profundamente, memorizando su olor, gimiendo ligeramente mientras mordisqueaba el cuello de Saeng. Maldita sea, el hombre, incluso sabía jodidamente fantástico.

Saeng estaba congelado debajo de él, pero no olía miedo, sólo conmoción y ¿preocupación? Hyun arrastraba sus dedos sobre el cuerpo delgado de Saeng. El hombre era ligero, compacto y musculoso. Con una pierna echada sobre la cintura de Saeng, Hyun frotó su pene contra la cadera revestida con el pantalón y gimió al hormigueante placer que se extendía por todo su cuerpo.

—¿Qué estás haciendo?

—Yo creo que es obvio, hermoso hombre —susurró Hyun, lamiendo un sendero hasta el cuello de Saeng. Su compañero volvió la cabeza, dando más acceso. Ante tan natural y dulce sumisión en su compañero, Hyun gruñó su entusiasmo y mordió el cuello de SaengSaeng jadeaba, el olor de su excitación incrementándose. Chupando el lóbulo de la oreja en su boca y tirando, Hyun sintió el temblor pasar a
través del cuerpo debajo de él y sonrió—. Tú, obviamente, no me creíste las palabras, así que supe que tenía que mostrarte. —Frotó su pene contra la cadera de su compañero de nuevo para enfatizar su punto.

Cambiando su peso, insertó su pierna entre la de Saeng y frotó su muslo contra la entrepierna del humano. Hyun no estaba decepcionado. Sintió la dura longitud de la polla de Saeng atrapada detrás de la bragueta de sus pantalones vaqueros. El hombre gimió, saltando ligeramente contra él cuando Hyun continuó dando placer a los dos.

Hyun levantó la cabeza y miró a la cara de Saeng; era absolutamente impresionante. Saeng tenía la cabeza echada hacia atrás y los ojos cerrados en éxtasis, su piel impecable se sonrojó, Hyun nunca había visto nada más hermoso.

Todo sobre Saeng gritaba femenino, pero tenía suficiente masculinidad para que nadie lo confundiera con una mujer, incluso con el brillo de delineador de ojos y labios. Había arqueado las cejas, los ojos ligeramente rasgados que eran de un  color  cristalino cuando los abría, y una nariz recta que iba hacia arriba ligeramente al final. Los labios carnosos de Saeng, con el inferior ligeramente más grueso que el superior, serían geniales para chupar su polla. Hyun no podía esperar para ver los lindos labios envueltos a su alrededor. Al inspeccionar el rostro de su compañero, había hecho una pausa en su frotar.

Los ojos de Saeng se abrieron de golpe. —No —susurró.

—¿No, qué? —preguntó Hyun.

—Tú no quieres hacer esto —continuó Saeng—. Estás conmocionado. Estás a tope de morfina. No sabes lo que estás haciendo. 

Hyun se inclinó, sus dedos manipulando el botón de los pantalones vaqueros de Saeng. —Yo quiero esto.

—¡Bueno, yo no! —declaró Saeng.

Las manos que habían descansado pasivamente en sus bíceps se movieron, una en el pecho para empujar contra Hyun, la otra en la muñeca de la mano trabajando en sus pantalones vaqueros.

—Basta ya. —Mientras empujaba, miró a su alrededor en la habitación antes de posar los furiosos ojos s de nuevo en Hyun—. No hago exhibicionismo. Déjame ya.

¡Mierda! ¿Cómo se había plenamente olvidado que no estaban solos? Casi había tomado a su compañero como una puta común de la calle en una habitación llena de gente. —Lo siento, Saeng. No era mi intención... —dejó la frase en el aire cuando su compañero se puso de rodillas.

Hyun sabía exactamente lo que había querido decir, y la vergüenza lo llenó por el trato a su compañero. Saeng metió los suministros de nuevo en su bolsa, sin mirar a sus ojos.

Hyun sabía que tenía que intentarlo una vez más—. Saeng, lo siento. Me aseguraré que estemos solos la próxima vez.

Los ojos de Saeng se posaron en los suyos. —No habrá una próxima vez, Alfa.

Luchó contra el encogimiento que amenazaba en el uso de su título. Hyun sabía que Saeng lo utilizaba para
poner distancia entre ellos, pero no se lo permitiría.

Saeng era su compañero, y mientras lo veía alejarse y ayudar a Jun con los otros shifters, la resolución de
Hyun se reforzó. Conseguiría a Saeng solo, y tendrían una larga conversación. Hyun vio al todavía ruborizado hombre moverse con gracia alrededor de la sala e hizo sus planes hasta que el sueño lo venció agotado.



Continuara................ 

3 comentarios:

  1. Tonto Hyun...como se le ocurre querer tomarlo adelante de todos...pobre nutria..casi se muere de la verguenza.
    Pero ahora todos saben que Saeng es el compañero del Alfa...Ojala puedan hablar y aclarar sus sentimientos...Los dos si que se tienen ganas..

    ResponderEliminar